jueves, 11 de octubre de 2007

Bachelet dice no a la Haya

Luego de que el canciller peruano José García Belaunde comunicara oficialmente a su homologo chileno que el Perú interpondrá su demanda marítima ante el Tribunal de la Haya, el 03 de octubre de 2007 el periódico peruano La República titulaba en su portada; “Pateó el tablero. Bachelet dice no a la Haya” y un artículo titulado “Chile rechazará competencia de la Haya”, consignando e interpretando las declaraciones que la presidente de Chile dio a la prensa extranjera, donde señaló; “creemos que no corresponde (acudir ante) el Tribunal de la Haya, porque aquí no hay un tema pendiente”, “es una convicción muy profunda que tiene Chile. Nosotros tenemos tratados internacionales que durante mucho tiempo fueron absolutamente claros para ambos países”, “este tema se encuentra absolutamente zanjado”, “los países puedan asistir sin duda a un tribunal y nosotros vamos a plantear nuestro punto de vista”. Por su parte, el canciller Foxley, en la mima línea de la presidenta declaró a la prensa que “no hay controversia con Perú y lo vamos a demostrar con una cantidad muy importante de documentos, tratados, actas, situaciones prácticas”.

Interpretación y reacciones en el Perú:

El artículo citado incluye el análisis del peruano Ernesto Velit, internacionalista, que al respecto manifiesta que “la presidenta Bachelet ha querido enviar el mensaje de que tienen lista una impugnación. Con ello buscan ganar tiempo”, “lo que ella ha querido decir ayer es que su país está preparado parado para afrontar la demanda peruana”.

El periódico también contempla la reacción del gobierno peruano, el que a través de su canciller, García Belaunde, manifestó serenamente que “lo lógico era que Chile diga que la corte no es competente, pero es ese tribunal el que va a decidir”, razonando al respecto dice que “si ellos (Chile) han dicho que no hay nada que discutir, era lógico que plantearan que la Corte no es competente” explicando de paso que la Haya podría demorarse tres años en decidir si es o no competente para conocer la demanda peruana, “si ello ocurre recién entonces comenzará el proceso”.

Por su parte el diario Expreso de la misma fecha consigna la opinión del analista internacional José de la Puente Rabdill quién “consideró razonable que Bachelet sostuviera que su gobierno no apelará al Tribunal Internacional de la Haya para resolver los reclamos de delimitación marítima del Perú, en razón a que –para ellos– el tema esta zanjado con los convenios de 1952 y 1954 denominados ‘tratados marítimos limítrofes”.

Alejandro Aguinaga, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, pronunciándose sobre las declaraciones del canciller chileno manifestó que “hay una tremenda discordancia o desacuerdo entre ella y lo que manifestó el canciller Foxley hace unos meses, diciendo que el Perú esta en pleno derecho de ir a La Haya. Presumo que han analizado los argumentos de ambos países, sobre todo los peruanos, y los deben considerar muy sólidos”, según publicaba el diario Expreso de 04 de octubre. Al respecto creemos que no existe tal “discordancia” por cuanto como afirmó Bachelet, el Perú tiene el derecho de acudir a La Haya, pero Chile también tiene derecho a señalar que la Corte no es competente por ser un asunto ya zanjado.

Belaunde en declaraciones a radio CNP y recogidas por la prensa de 04 octubre manifestó que “Chile va hacer lo mismo que Colombia cuando fue demandada por Nicaragua: decirle (a la Corte) que hay tratados y que no son competentes. ¿Que va hacer la Corte?, se va tomar tres años para resolver esa primera observación, una vez que resuelva esa observación, y que yo no dudo la declarará competente, pasará a verse el fondo del tema”.


Comentarios:

Si bien la presidenta chilena no declaró expresamente que Chile rechazara la competencia de la Corte de la Haya para conocer la demanda marítima peruana, ello se desprende claramente de sus declaraciones. Por lo demás, tales declaraciones no son el único antecedente existente para arribar a tal conclusión, sino que hay muchos otros, como declaraciones anteriores de diversos parlamentarios y políticos, pero el más claro y evidente es la postura misma que ha asumido el gobierno chileno respecto a la demanda peruana y que viene repitiendo desde la época de Ricardo Lagos, esto es, que “no hay controversia limítrofe con el Perú, por cuanto el tema ya esta zanjado” por tratados internacionales y otros instrumentos que establecen la frontera marítima, por lo tanto, al asumir tal postura necesariamente implica que NO se puede reconocer que la Corte de la Haya tenga competencia para conocer y resolver tal controversia, por cuanto se estima que aquella no existe por estar regulada la materia que se pretende controvertir en tratados internacionales. Por otra parte, si la postura es que no hay controversia por estar zanjado el tema de los límites, también obliga a NO concurrir y aceptar “voluntariamente” la competencia de la Corte para resolver la controversia por cuanto tal actitud implicaría que se “reconoce” que hay una “controversia” respecto al límite marítimo, que hay una diferencia de opiniones entre ambos países donde cada uno tiene sus argumentos que considera válidos y que en razón a ello concurren ante un tercero imparcial (Corte) para que resuelva o decida, de acuerdo al derecho internacional y los argumentos de cada parte, quién tiene la razón, pero para Chile, esa no es la situación puesto que considera que los límites ya están debidamente establecidos y demarcados, por lo que someterse voluntariamente a la jurisdicción de la Corte de la Haya sería un craso e imperdonable error del gobierno chileno puesto que echaría por tierra la postura que hasta el momento ha invariablemente defendido y además, tal actitud le conferiría validez a la tesis peruana, en el fondo, seria admitir que ellos podrían tener razón en que la frontera marítima no esta determinada, y ello NO es así.

Para quién ha seguido este conflicto no resulta ninguna novedad que la primera estrategia que planteará Chile será la de cuestionar la competencia de Corte de la Haya ya que es lo lógico y coherente a la posición asumida al respecto, por lo que quizás, el hecho de que haya sido Bachelet quién deslizó tal posibilidad fue lo que llamó la atención de la prensa limeña, pero tanto para el canciller peruano como para los analistas internaciones, que indudablemente conocen las distintas aristas del conflicto, no constituyó ninguna novedad ni sorpresa, sino que consideraron tal actitud como lógica y razonable, por lo que lo más probable es que el gobierno peruano hace tiempo que ya tiene asumida y considerada tal posibilidad y por ende la correspondiente estrategia y defensa que empleara para contrarrestarla.

Cuando anteriormente se había deslizado la estrategia de Chile de desconocer la competencia de la Corte no faltaron quienes en el Perú señalaban que era porque nuestro país tiene “miedo” de acudir a la Corte o que Chile se quiere “correr” de la Haya u otras expresiones similares cuyo único objeto es sacar réditos políticos en las clases populares empleando para ello el “trauma” de la Guerra del Pacífico y anhelo revanchista puesto que dan a entender que en esta suerte de “guerra jurídica” Chile teme al Perú, teme enfrentarlo por los “sólidos” argumentos peruanos, por lo que Chile cobardemente quiere huir ante la inminente derrota que sufrirá ante el Perú, pero ciertamente aquella no es la interpretación correcta, ya que no es cuestión de tener “miedo” a la demanda peruana o a La Haya, o de quererse “correr” de la Corte, sino simplemente de ser coherentes con la posición asumida. En tal contexto, sobresale y cabe destacar la actitud del canciller peruano, García Belaunde, puesto que no utilizó la oportunidad para ridiculizar la postura chilena o para maximizar la peruana, sino que su reacción de considerar “lógica” la estrategia chilena fue la correcta, revela mesura, objetividad y trasparencia con la ciudadanía por cuanto no se la engaña o confunde con falsas interpretaciones.

Para mayor claridad del tema resultara esclarecedor consignar las disposiciones pertinentes del Pacto de Bogota donde se establece la facultad de la Corte para decidir sobre su propia competencia y las materias o causales que quedan excluidas de los diversos mecanismos de solución pacífica de controversias establecidos en dicho pacto, dentro de las cuales esta la posibilidad de acudir a la Corte de la Haya:

Artículo XXXIII:Si las partes no se pusieren de acuerdo acerca de la competencia de la Corte, sobre el litigio, la propia Corte decidirá previamente esta cuestión

Artículo XXXIV:Si la Corte se declarare incompetente para conocer de la controversia por los motivos señalados en los artículos V, VI y VII de este Tratado, se declarará terminada la controversia

Artículo VI:Tampoco serán aplicable dichos procedimientos a los asuntos ya resueltos por arreglo de las partes, o por laudo arbitral, o por sentencia de un tribunal internacional, o que se hallen regidos por acuerdos o tratados en vigencia en la fecha de celebración del presente pacto”.


Entradas relacionadas:

- "Postura oficial de Chile ante pretensión marítima del Perú".

2 comentarios:

Victoria dijo...

No se pierdan esta revista, tiene bastante sobre Peru-Chile:

http://www.connuestroperu.com/

Portaliano dijo...

Victoria,

Pero ¡Qué página!... ¿No será una filial del Diario La Razón?, porque lo parece, o tal vez su director sea el famoso marinero antichileno Hugo Ramírez Canaval, que cree y cuenta que la Marina de Guerra de Perú ganó todos los combates navales de la Guerra del Pacífico.