domingo, 28 de diciembre de 2008

¿Nueva Guerra del Pacífico en los años 70?. El caso de Perú

Continuando con la entrada anterior, en ésta se publica la segunda parte del artículo del historiador Gonzalo Vial titulado “¿Nueva Guerra del Pacífico en los años 70?. Los casos de Bolivia y Perú” publicado por el diario La Segunda en el Capítulo I de su serie histórica titulada “1978-2008 A 30 años del conflicto del Beagle (cuando Chile y Argentina estuvieron al borde de la guerra)”.

En esta parte, Gonzalo Vial, revisa la tensa relación que le tocó vivir a Chile con el Perú, a partir de la asunción al poder –vía golpe de Estado- de las Fuerzas Armadas peruanas encabezadas por el general Juan Velasco Alvarado, más conocido como “Juan sin miedo”. Éste, continúo he incremento considerablemente las adquisiciones de equipamiento militar de última tecnología -en aquella época- iniciadas ya por el Gobierno civil anterior. El plan de Velasco era lograr una superioridad de equipamiento bélico respecto de Chile que le permitiera “vengar” la inapelable derrota que sufriera junto a su aliado –Bolivia- en la Guerra del Pacífico (1879) y recuperar los territorios cedidos voluntariamente a Chile mediante tratados internacionales –plenamente válidos y vigentes- antes del cumplimiento del centenario de esta guerra en 1979.

A continuación la transcripción de la parte del artículo en que se analiza el caso de Perú:



Al comenzar los años ’70, Chile y sus tres vecinos limítrofes: Bolivia, Perú y Argentina, vivían una relación difícil. Relación que –no necesaria pero sí posiblemente– desembocaría en una guerra con uno de ellos... o quizás con dos y aun (el peor escenario imaginable) con los tres.

Amenazaba así reeditarse la Guerra del Pacífico (1879/1884), pero no como “política ficción” sino como realidad tangible.

Más todavía, esta vez el conflicto incluiría en la alianza antichilena a un nuevo y formidable protagonista... Argentina, ajena al enfrentamiento anterior. Si se diera este escenario, ¿nos sería posible repetir el triunfo del Siglo XIX?

Veremos cada caso y la eventualidad de que se combinaran.



En octubre de 1968, Perú sufrió un golpe militar que depuso al Presidente Fernando Belaúnde. Lo remplazó una junta de uniformados, encabezada por el general Juan Velasco Alvarado, 59 años. No se trataba de un cuartelazo cualquiera. Los oficiales rebeldes eran, mayoritariamente, de modesto origen social; Velasco, v.gr., se jactaba de su ascendencia indíge­na. Habían sido formados en un “molde” común: el Centro de Altos Estudios Militares (CAEM), que databa de 1950. Este molde produjo el “Plan Inca”, que asociaba conceptos de muy distinto origen: 1. Suprema importancia de la “seguridad nacional”. 2. Necesidad de una eficaz “inteligencia”, para la seguridad nacional. 3. La seguridad nacional, como dependiente del “de­sarrollo”. 4. El desarrollo, vinculado a un modelo izquierdista muy extremo, que comprendía la nacio­nalización de las grandes empresas “imperialistas”, la reforma agraria, y en general el socialismo económico. Pero éste no sería centralizado, estilo soviético, sino más bien el imperante en la Yugoslavia de Tito.

Los oficiales del golpe perua­no nunca fueron, como cuerpo, comunistas, ni admiradores de la U.R.S.S.: su alianza con ella (más adelante) sería circunstancial y táctica. Mayor identificación los unió a la Cuba Revolucionaria, mientras ésta mostró cierta inde­pendencia ante Moscú.

Políticamente, Alvarado y sus seguidores eran indigenistas, identificados con la grandeza del Imperio de los Incas. Su anhelo más profundo, su motor, fue restaurar la grandeza incaica. Ello exigía borrar y vengar la peor herida y afrenta histórica experimentada por el Perú y su Ejército: la derrota del 79 y consiguiente pérdida de territorios a manos de Chile. Bus­caban la “revancha” de la Guerra del Pacífico.

Uno de los primeros actos de Velasco y su junta fue na­cionalizar sin pago la petrolera estadounidense IPC, a la cual se imputaban acuerdos corruptos con el gobierno anterior.

Esta y otras movidas, en el mundo y clima de la Guerra Fría, alejaron al Perú de los Estados Unidos, y lo acercaron a la U.R.S.S. Los dos países establecieron relaciones diplomáticas (agosto de 1969), y junto con ellas fue instalada una oficina principal (“residencia”) de la KGB en Lima. Los documentos de la KGB –la cual, es cierto, era proclive a exagerar sus éxitos– se jactaban de manejar indirecta­mente la “inteligencia” peruana –el SIN, Servicio de Inteligencia Nacional– mediante la coope­ración y la infiltración.


Para cumplir la parte militar del “proyecto país” que traían los militares revolucionarios, Velasco creó la Dirección de Asuntos Estratégicos (DIRAE), y la puso a cargo, como coordinador, del general José Graham. Se enco­mendó a la DIRAE planificar la segunda Guerra del Pacífico, con los objetivos siguientes:

-Recuperar Perú los territorios que fueran suyos y bolivianos, ahora en poder de Chile, y que­dar posicionado para progresar hacia Santiago, según y cuando las circunstancias lo permitieran y aconsejaran.

-Rechazar un posible ataque ecuatoriano en la frontera norte.

La DIRAE emitió un me­morándum reseñando la “idea general” del operativo, hacia marzo de 1971, y en mayo lo aprobó Velasco. Hubo a este fin una reunión con las autoridades y oficiales involucrados. Allí el jefe supremo de la revolución dijo que lo perseguido era “eliminar fronteras con Chile” y así vivir “tranquilos” y “seguros”. Todo debía mantenerse “estrictamente secreto” –aún dentro de las institu­ciones respectivas de los personajes convocados– para evitar cualquier “problema diplomático”.

El operativo mismo contem­plaba un doble ataque simultáneo y blindado por el corredor de la costa, desde Chacalluta hasta Vitor –rebasando Arica–, y desde el altiplano al Valle de Azapa. Funciones de apoyo cumplirían las unidades navales, así como infantes de marina, paracaidistas, comandos y policías de asalto (para controlar el orden interno de Arica, una vez sobrepasada).

A la “reconquista” de Arica se vio de hecho acotada la plani­ficación de la ofensiva peruana. Los objetivos ulteriores ya men­cionados: Tarapacá, Atacama, etc., quedaron en la penumbra.


El equipamiento militar se hizo principalmente en la U.R.S.S., por las facilidades ofrecidas, que contrastaban con la desconfianza de los EE.UU. Los soviéticos, de su parte, desde 1970 hasta el golpe militar chileno, se vieron tironeados por dos sentimientos incompatibles: la tentación del negocio y de congraciarse con el Perú, de un lado, y del otro la circunstancia de que todo el armamento adquirido apuntaba, obviamente, contra Chile... país favorito de la U.R.S.S. y su In­ternacional; el Chile de Salvador Allende.

Pero nada de ello, a la con­clusión, frenó la venta de armas soviéticas al Perú. Fueron adquiridos blindados (tanques y transportes), artillería, lanzacohetes, radares y baterías antiaéreas, municiones, aviones... Hasta 1973 iban mil millones de dólares, después se agregarían 600 ó 700 millones más. Vinieron arriba de 300 técnicos militares del Soviet, y un millar de peruanos viajó a la U.R.S.S. para entrenarse. Solamente Cuba excedería al Perú en armamento recibido de la U.R.S.S.

En 1973, el desequilibrio de equipo militar Perú/Chile, a favor del primero, resultaba aplastante. Tanques: los nuestros eran sólo 150 viejos Sherman norteamericanos; Perú, en cambio, totalizaba 300, inclusive 150 soviéticos T-54 y T-55, última generación, esperándose que llegara pronto una remesa adicional de éstos... 200 más. Aviones de guerra: los 24 cazas Mirage peruanos, superaban levemente en número a nuestros 20 Hawker Hunters. Mas Lima añadía igual número de bombarderos Canberra, cuyo radio de acción alcanzaba Santiago y Valparaíso. Y, se afirmaba, disponía o pronto dispondría de 50 cazabombarderos soviéticos SV-22.


No sabemos bien lo sucedido internamente en Perú y que, a la postre, significó que este vecino no nos atacase. Desde enero de 1973, sin embargo, operó al respecto un factor de incertidumbre imposible de calibrar. Velasco Alvarado sufrió una grave enfermedad, que lo man­tuvo fuera del poder hasta mayo: corrió peligro de vida, debiendo amputársele una pierna. Al pare­cer, la dolencia lo afectó también síquicamente: se habría tornado indeciso, receloso y errático en sus decisiones. Se sucedieron así varias alarmas extremas... pero que no condujeron a nada. La historiadora Patricia Arancibia, autora de la mejor narración que se ha hecho de ellas (la serie “Chile-Perú, una década de tensión”, publicada por La Segunda en julio/agosto de 2007), detalla estas emergencias como sigue:

Junio de 1973: Perú con­centra tanques, tropas y aviones y establece el control militar de los menores de 35 años (fase preparatoria para movilizar), cerca de la frontera común. Allende da cuenta de estos hechos al Consejo Superior de Seguridad Nacional (CONSUSENA), el día 19.

El acta del Consejo, con las palabras de Allende, genera la sospecha de que el Mandatario aprovechara y magnificara estos hechos –sin duda reales– para pasar dos “mensajes” suplementarios: la conveniencia de armarse en el “campo socialista” y aprovechando sus créditos; y el peligro para la seguridad exterior que representaba el clima interno “de enfrentamiento, de guerra civil”.

Parece claro, sin embargo, que la U.R.S.S. no hubiera permitido que con armas suyas se atacara al Chile de la UP y a Salvador Allende.

Septiembre de 1973. Nuestro golpe militar del 11 parecía una ocasión regalo del cielo para el ataque peruano. Quienes habían decidido aquel golpe sondearon la actitud del país vecino a través de la inteligencia brasileña, que a su vez fue movida –siguiendo instrucciones del almirante Me­rino– por el ex marino chileno Roberto Kelly. La respuesta fue que Perú no se movería, pero... ¿no hubiera sido la misma en cualquier caso?

El Alto Mando del Perú esta­ba ya reunido a las 10 A.M. del mismo 11 para decidir: ¿atacar o no de inmediato? Pesaron los rumores que corrían en Chile (falsos), de que el general Carlos Prats, favorable a Allende, avanzaba hacia Santiago encabezando fuerzas del Ejército. Esto, se dijeron los militares peruanos, significaba la guerra civil... todavía un mejor escenario para ellos. Decidieron esperar. Y la oportunidad dorada pasó, debido al rápido control de Chile por sus Fuerzas Armadas.

Agosto de 1975. El acercamiento chile­no/boliviano (“abrazo de Charaña”, febrero de 1975, más arriba) llevó a que los militares belicistas del Perú se dijeran: “ahora o nunca”. Estima­ban, además, que su planificación, preparación y armamento eran óptimos. Finalmente, prevalecie­ron sobre Alvarado, quien fijó el día y hora de la invasión: 6 de agosto, a las 6 horas. El Cuartel General Conjunto se instaló en Arequipa, el Comando General de Operaciones en Tacna, y el de Reserva en Moquegua. Mollendo y Matarani recibieron a la flota, y Arequipa a los paracaidistas. El satélite de la CIA informó que los tanques del Perú se hallaban en nuestra frontera...

Pero un sector de la oficiali­dad no creía oportuna la guerra, ni menos conducida por Velasco. Acaudillaba aquel sector nada menos que el Comandante en Jefe del Ejército, general Francisco Morales Bermúdez. Fue él quien desactivó la guerra, para luego des­tituir y reemplazar a Velasco como Presidente. Adujo la enfermedad de su antecesor, y la honda y muy efectiva crisis económica del país. (29 de agosto de 1975).

Morales no era amigo de Chile y sí, mucho, de Fidel Castro. Siguió en buenas relaciones con la U.R.S.S., y de hecho firmaría la última compra de armamento soviético... 600 o 700 millones de dólares. Pero no estaba por la guerra inmediata. Disminuyó de tal modo, mas no desapareció la tensión del Norte, y se mantuvo la incertidumbre de lo que harían, a la postre, los gobernantes militares del Perú.

¿Y nosotros? Ciertamente no habíamos estado mano sobre mano ante el peligro del norte... nunca, ni menos post 1973.



Más información:

"Chile-Perú una década de tensión 1979-1979" serie histórica escrita por Patricia Arancibia y publicada en el diario La Segunda. Enlace al foro Razón y Fuerza.


Entradas relacionadas:

- “¿Nueva Guerra del Pacífico en los años 70?. El caso de Bolivia”.


17 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues señor, si existió un plan es posterior a la conversacion de Charaña, que de concretarse era claro un CASUS BELLI, por violar el tratado. No existe el Revanchismo peruano, no existe ninguna prueba sobre planes peruanos para atacar Chile anteriores al "abrazo de charaña". Mas bien quien ya en 1965 escribia sobre una guerra inevitable contra el Peru, era el mismo Augusto Pinochet, quien entonces no imaginaba que seria dictador de Chile.

El trabajo de Gonzalo Vial al respecto se basa en el libro de una historiadora chilena, que jamás ha probado lo que escribió, solo dice que fue al Perú a investigar y finalmente donde estan las declaraciones y los documentos?

Nada, todo es un invento apócrifo.

Veamos algunos puntos:

"Políticamente, Alvarado y sus seguidores eran indigenistas, identificados con la grandeza del Imperio de los Incas. Su anhelo más profundo, su motor, fue restaurar la grandeza incaica. Ello exigía borrar y vengar la peor herida y afrenta histórica experimentada por el Perú y su Ejército: la derrota del 79 y consiguiente pérdida de territorios a manos de Chile. Bus­caban la “revancha” de la Guerra del Pacífico."

De donde sacan eso? Usted incluso agrega el "plan inca", que es un plan que no contiene absolutamente un solo parrafo referente a Chile. Velasco honró siempre como militar el tratado de Lima a pesar de que lo que usted dice es un tremendo eufemismos: "...territorios cedidos voluntariamente..."
Pues todo eso es producto de la violación de un tratado por parte de Chile, el tratado de Ancón. Chile es un país sin honor que inauguró la violacion de tratados internacionales en nuestra politica vecinal mediante su aberrante conducta belicista y su siempre mezquina diplomacia.

Otra Joya:

"La DIRAE emitió un me­morándum reseñando la “idea general” del operativo, hacia marzo de 1971, y en mayo lo aprobó Velasco. Hubo a este fin una reunión con las autoridades y oficiales involucrados."

Usted dijo 1975 en lugar de 1971 en una respuesta anterior a mi comentario en su articulo pasado.
En fin, lo cierto es que para 1971 no existia ninguna animadversion con Chile. El gobierno de Velasco y el de Allende mantenian relaciones cordiales y estrechas.

Mas:

"Allí el jefe supremo de la revolución dijo que lo perseguido era “eliminar fronteras con Chile” y así vivir “tranquilos” y “seguros”. Todo debía mantenerse “estrictamente secreto” –aún dentro de las institu­ciones respectivas de los personajes convocados– para evitar cualquier “problema diplomático”."

Que ingenuidad, ahora resulta que el Peru iva a recuperar territorio para darselo a Bolivia, cuando para el 71 ya estaba Banzer en el poder y era la antipoda de Allende y Velasco Alvarado. Y encima como salen con eso de que "todo se mantenia en absoluto secreto" es claro una forma camuflada de decir que no tienen ninguna prueba de lo que estan hablando, son cuentos basados en declaraciones sin validez de algunos politicos de la derecha peruana, que en su momento quisieron desterrar a los militares de izquierda para siempre de la politica peruana.

Ahora "LAS ARMAS SOVIETICAS".

A favor de lo que yo sostengo, ya en mi intervencion anterior adverti que rusia jamas iba a permitir que se ataque a Allende con sus armas y esto es totalmente cierto. Era Allende y no Velasco Alvarado, el representante mas importante de la ideologia comunista en America Latina, significaba un gran prestigio para las intenciones comunistas y Velasco jamás hubiese podido (como no lo hizo) planear un ataque "secreto" a su gobierno.

Cuando entra Pinochet en escena la cosa cambia. De inmediato nace Peru como país enemigo, pues esa era parte de su obsesión como militar, ya sus libros lo revelaban (en el caso de Velasco no existe una prueba tan clara de animadversion gratuita). Y por que Peru? Pues para unificar por el miedo a un enemigo comun y muy armado a un pais totalmente dividido entre una gran mayoría izquierdista y una minoria derechista que gobernaba por la fuerza, Chile. Ademas sumarle el motivo fundamental, el verdadero enemigo de Chile entonces era la Republica Argentina y Pinochet queria quitarle a su unico posible aliado hasta entonces "Bolivia". Para cuando Bolivia volvió a ser un posible aliado argentino ya Velasco no estaba en el poder y Morales Bermudez puso mucho enfasis en enfriar las cosas con Chile preparando el regreso del Peru a la democracia.


El miedo y el odio a otra nacion es la principal arma de control social de un gobierno fascista. Y que sepamos el Peru no ha sido gobernado por fascistas hasta el momento. No podemos decir lo mismo de Chile, ni siquiera hoy en día, con los pinochetistas controlando aun medio país.

Bueno, finalmente el papel barato aguanta todo, en este caso un diario Chileno. Por suerte todo lo que yo digo esta bastante estudiado y documentado por la seria historiografia peruana, la cual goza de gran prestigio a nivel mundial.

Portaliano dijo...

Anónimo,

Usted entenderá que yo había leído el texto antes de publicarlo. En mí comentario me referí sólo al intento de invasión de 1975, únicamente por ser el que estuvo más cerca de concretarse.

Ahora me referiré a algunas cuestiones:

1. Época de Allende y Velasco: Como indica el texto –al igual que Ud.- había mucha afinidad entre ambos mandatarios, lo que sumado a que Allende era el “regalón” de la URSS hacía bastante improbable que la invasión que se venía planificando se llevara a cabo, menos con el armamento Soviético comprado por Velasco. Esta situación no quita que el plan sí existía y que se venía preparando. Ahora, pese a la cercanía de los mandatarios, igualmente existió la intención y el peligro de que la invasión peruana se ejecutara, principalmente a mediado de 1973, cuando el quiebre en la sociedad chilena por la crisis política era total, lo que hacía a Chile muy vulnerable a una invasión y representando una gran oportunidad para los planes de Perú, que le resultaba difícil desaprovechar.

Prueba del peligro de invasión y del conocimiento que se tenían de los planes de Perú se encuentran en el acta del Consejo de Seguridad Nacional reunido el 19 de junio de 1973 que fuera presidido por el aún presidente Allende, quien expresó que la situación vecinal era "EXTREMADAMENTE GRAVE: la lucha interna ABRE CAMINO A LA REVANCHA. Puede PRESIPITARSE EL PLAN de desarrollo armamentista del Perú y Bolivia, que QUIEREN REVERTIR LA IMAGEN DE 1879 y están en vigilia patriótica”. Otra cosa interesante de destacar de esta intervención de Allende es que el plan de invasión peruana y el peligro de que este se concretara fue tratado ANTES del Golpe de Estado, lo que contradice su argumento que señala que todo fue un “invento” creado por Pinochet una vez llegado al poder. Claramente no lo fue, puesto que incluso Allende tenía convicción de su real existencia.

2. Época de Pinochet: Esta situación, favorable al statu quo, cambió diametralmente con el derrocamiento de Allende por el Golpe de Estado de las FF.AA.. Ahora le quedaba despejado el camino a Velasco ya que no se trataba de invadir al país “del socialista de Allende” sino de invadir al país del “gobierno militar y fascista de Pinochet”. En tales circunstancias el veto de la URSS para usar sus armas contra Chile desapareció y las probabilidades de que la invasión sí se concretara crecieron enormemente. El artículo indica que el día del golpe Perú perdió su oportunidad al creer que se iba a producir una guerra civil en Chile que facilitaría sus planes de invasión, lo cual finalmente no ocurrió.

3. El abrazo de Charaña (febrero de 1975): Perdida la oportunidad de invadir a Chile tras el Golpe de Estado, Velasco no abandonó su plan y estableció una nueva fecha para la invasión; el 06 de agosto de 1975. Todo indica que la “excusa” que se pretendía esgrimir para justificar la invasión era que Pinochet pretendía VIOLAR el Tratado de 1929 entregándole un “corredor soberano” a Bolivia al norte de Arica.

Tal argumento no tiene sustento alguno y contradice los hechos y documentos oficiales existentes: Las negociaciones emprendidas por Pinochet y Banzer para poner fin a la mediterraneidad de Bolivia mediante el “corredor” establecían como condición obtener el “consentimiento” de Perú en conformidad al artículo 1º del Protocolo Complementario del Tratado de 1929, por lo tanto, NO se pretendía vulnerar la norma del Tratado, sino de cumplirla en todas sus partes. Chile realizó en dos oportunidades la consulta instituida en el Protocolo, y Perú, respondió la primera vez con un “mamotreto inaceptable, y luego, sencillamente no dio respuesta directa al requerimiento.

Velasco necesitaba una “excusa” para su invasión, un “casus bellis” como ud. señala, y lo encontró en el acercamiento de Pinochet y Banzer. Seguramente es en aquella época en que se levantó la campaña sobre la violación del Tratado de 1929 con el objeto de “aleonar y convencer” a la ciudadanía de la necesidad de la invasión a Chile. Por lo que veo, tal idea –falsa- aún pervive en Perú ya que ud. aún la sostiene.


Se me quedaron algunas ideas en el tintero, pero creo que con lo dicho ya es suficiente.

Saludos.

Anónimo dijo...

"Esta situación no quita que el plan sí existía y que se venía preparando."

Donde esta el plan? Lo dijo el gobierno pinochetista o algun historiador derechista chileno o acaso la derecha peruana?

Realmente es absurdo, nadie serio puede creer en un mito de ese tamaño sin prueba alguna.

"el peligro de que la invasión peruana se ejecutara, principalmente a mediado de 1973, cuando el quiebre en la sociedad chilena por la crisis política era total"

Si claro, con eso justifico Pinochet su presencia, "LOS ENEMIGOS ANTICHILENOS", y corrió la mentira de que Allende dividia Chile y la hacia vulnerable a los ambiciosos y revanchistas países vecinos. Es bastante ingenuo para seguir creyendo eso sin prueba alguna, y sobre todo del gobierno de un hombre que ya desde antes se sentía amenazado por el Perú.

"una gran oportunidad para los planes de Perú, que le resultaba difícil desaprovechar."

Ningun gobierno peruano posterior a Leguia ha tenido intencion alguna sobre Arica o Tarapaca. Ni siquiera "Ollanta Humala" habla de eso.

"Prueba del peligro de invasión y del conocimiento que se tenían de los planes de Perú se encuentran en..."

Ahora una prueba es un acta que se escribió simplemente por que el Perú se armó, según esa lógica debemos creerle en el Perú a algún trasnochado que dice que Chile ahora se arma para atacar el Perú? Seguramente ya tenemos la teoría del "plan chileno", como le llamaremos "el plan mapuche"?

Lo que usted argumenta no es prueba de nada, son simples conjeturas hechas a causa de la compra de armas, eso es lo que siempre hacen los militares para forzar a un gobierno a equiparar al país vecino, se hace ahora mismo en Perú.

"el día del golpe Perú perdió su oportunidad al creer que se iba a producir una guerra civil en Chile que facilitaría sus planes de invasión"

Nuevamente en que se basa esa afirmación? en un chisme?

"todo indica que la “excusa” que se pretendía esgrimir para justificar la invasión era que Pinochet pretendía VIOLAR el Tratado de 1929 entregándole"

No era ninguna excusa, era una causal de guerra totalmente justificada sobre una situación REAL. Pinochet no pretendía salvar a Chile de algo, pretendía ponerla en peligro y a la vez poner fuera de juego a los argentinos.

Y de nada sirve que se hable de un consentimiento del Perú, cuando dos gobiernos militares estan conversando un tema sin el tercero. Perú hizo lo que tuvo que hacer, movilizar tropas, para hacer notar que no esta dormido frente a lo que Chile y Bolivia podrían pretender. Como siempre el Perú reacciona a un evento y no lo provoca. No es parte de nuestra historia atacar a otros países en pro de su desmedro.

Con "mamotreto inaceptable" se refiere a una negación? Vaya, si es algo inaceptable entonces para que hacen la consulta? Seria "mamotreto aceptable" si el Perú responde que hagan lo que quieran?

Hay unilateralidades en su pensamiento que le restan todo el valor a sus artículos, un chileno tonto, ingenuo o fascista puede tenerlo en cuenta, con el resto lo dudo. Veamos mas.

"Velasco necesitaba una “excusa” para su invasión, un “casus bellis” como ud. señala, y lo encontró en el acercamiento de Pinochet y Banzer."

Claro, ahora resulta que Pinochet fue a buscar a Banzer porque quería canjear territorio alegremente con Bolivia. No le paso por la cabeza que le estaba dando una "excusa" a Velasco, que va, estaba de lo mas tranquilo haciendo amigos y apareció Velasco con su plan secreto "que ya se conocía hace 2 años". Un cuento muy básico.

"Aleonar"
Bueno en el Peru durante la epoca de Velasco no se hablaba mucho de Chile, se lo he preguntado a mucha gente de clase alta y media, que deberia estar bien informada en esa epoca y resulta que las cadenas nacionales no tocaban el tema, pero si corrían rumores del ataque a Chile en la clase media limeña, los mismos que corrían entre chilenos, mientras que el gobierno que entonces controlaba todos los medios, no hacia ninguna apología como usted SUPONE.

Bueno si tiene mas IDEAS, también le responderé a su momento.

Saludos

Martín Vargas dijo...

Al Anónimo Peruano

Ollanta Humala es la última invención de la cleptocracia peruana y es la última encarnación de la esquizofrenia endémica de su país, Perú.

Ollanta Humala y su familia a declarado numerosas y públicamente sus alienados sueños de visitar Arica montados en un Tanque, de hecho han organizado peligrosas y ridículas incursiones a la frontera de Chile, Isacc Humala el Padre, es el cholo fundador de una extraña secta pseudo política, que intenta a toda costa generar una guerra con Chile para recuperar territorios que supuestamente les pertenecen, basados en una patética premisa de una supuesta superioridad de la raza Chola!!!
En definitiva Chile debe mantenerse alerta, ya que HUMALA SERA EL PRÓXIMO PRESIDENTE DE PERU, y será quien inicie una serie de escaramuzas y provocaciones tendientes a generar una GUERRA ENTRE CHILE Y PERU, tal como la ha hecho en su corta carrera.
Chile debe potenciar su capacidad de Guerra y lograr potencia de fuego que implique la destrucción in situ de los principales objetivos estratégicos en territorio peruano, al menor costo de vidas chilenas, lo cual será necesario ejecutar el año 2012, con Sebastián Pinera como presidente de Chile y Humala de Perú.
Para nosotros los Chilenos es Importante potenciar y desarrollar un poder de fuego que destruya e inhabilite que Perú logre recuperar sus FFAA a lo menos por 20 a 30 años, esto a fin de que nuestra nación logre consolidar un periodo de tranquila paz en el futuro mediato, si amenazas de esa miserable nación.

Atentamente,
MV

Portaliano dijo...

Anónimo,

No es correcto afirmar que Pinochet “justifico” el golpe por causa del armamentismo o peligro de invasión de Perú. La exposición de motivos de la Junta sólo alude a razones de orden interno como el “quiebre institucional” y la “crisis política y económica” y no ha cusas externas como el armamentismo peruano. Además, durante la dictadura tampoco se dio cuenta al resto del país del peligro de invasión, manteniéndose el tema bastante reservado (así lo señalan los artículos que abordan el tema). Yo sólo hace un tiempo que me entero de los reales alcances de esta crisis y consultado a familiares y amigos de mayor edad, ignoran completamente esta situación, sólo recordaban lo tenso del Conflicto del Beagle, pero con respecto a Perú... nada. (Yo vivo casi en el centro geográfico del país, a cerca de 2.000 kilómetro de Arica y Punta Arenas). Las razones de la reserva con que Pinochet manejó el tema, no sólo con Perú, sino que también con Argentina, serían que no se quería causar alarma pública, en el caso de Argentina, y por temor a la inestabilidad interna, en el caso de Perú, puesto que el golpe era reciente y aún quedaban grupos armados de extrema izquierda y mucha oposición ciudadana a la Junta, incluso, en esos años, aún regía el “toque de queda”.

Se da la casualidad que en la década del 70 sólo los ariqueños y los puntarenenses tuvieron realmente conciencia del peligro de guerra tanto con Perú como con Argentina, y el resto del país de poco se entero al respecto. Sólo en los últimos años se ha conocido de las reales dimensiones del peligro de guerra con Argentina durante el Conflicto del Beagle. En el caso peruano, el tema aún sigue siendo bastante desconocido en Chile.


Ahora, más que “ideas”, le tengo un par de declaraciones de la época que contradicen sus afirmaciones, y que seguramente lo van a sorprender y descolocar.
Reiteradamente ud. a negado la existencia de un espíritu revanchista en Perú, y también a negado que algún gobierno peruano posterior a Leguía (quien nos arrebatara Tacna) haya tenido pretensiones de recuperar Arica y Tarapacá. Estas declaraciones dicen lo contrario.

Las cuatro primeras declaraciones -al igual que las de Allende de mí última respuesta- las extraje de la serie histórica publicada por el diario La Segunda, escrita por la historiadora chilena Patricia Arancibia titulado “Chile-Perú una década de tensión 1970-1979”. Por sus comentarios tengo la impresión que ya lo ha leído. De todas maneras, por si otro lector estuviera interesado en leerlo, al final de la entrada agregare un enlace al foro Razón y Fuerza que lo ha publicado, aunque le falta el Capítulo 1.
Acá van... ¡afírmese!:


1. Marzo de 1971: “Por estos mismos días, presionado por los dirigentes izquierdistas que no cejaban en su lobby para evitar la invasión, Velasco Alvarado aprovechó una escala técnica que hizo Allende en el aeropuerto de Lima para conversar con él. Según la revista Liberación, Velasco le dijo que "era necesario, por justicia histórica, UNA VARIACIÓN HACIA UNA SOBERANÍA COMPARTIDA DE LOS TERRITORIOS DE TARAPACÁ Y ATACAMA, lo que fue rechazado de plano por el Presidente chileno, quien le replicó: "si aceptara siquiera discutir sobre la soberanía de esos territorios, no duraría una semana en el poder". Ante esto, Velasco citó a su Alto Mando, comunicándole los negativos resultados de su reunión con Allende, agregando, "estos ANIMALES DE LOS CHILENOS SÓLO ENTIENDEN LA FUERZA. HAY QUE APLICÁRSELA"”.

Algo interesante es que en esta declaración Velasco ya manifestaba sus pretensiones sobre territorio chileno y es un claro antecedente del “mamotreto impresentable” con el que posteriormente respondería la consulta chilena, en la que deja a Arica bajo “SOBERANÍA COMPARTIDA” entre Chile, Bolivia y Perú.


2. Luego de abrazo de Charaña (febrero de 1975): “El gobierno peruano no vio con buenos ojos este acercamiento y adelantándose a un posible arreglo, Velasco declaró que "Perú no podrá aceptar una salida al mar para Bolivia A TRAVÉS DE TERRITORIOS QUE LE FUERON ARREBATADOS... El Perú NO SE RESIGNARÁ JAMÁS A LA DESMEMBRACIÓN TERRITORIAL que sufrió POR LA GUERRA DE 1879 y lamentaría TENER QUE RECOBRAR de Bolivia lo que TENÍA QUE RECOBRAR DE CHILE"”.

Estas palabras desnudan completamente el sentimiento REVANCHISTA que animaba a Velasco. Y ud. que pensaba que en el corazón del “chino” no cabían sentimientos revanchistas contra Chile.


3. Fines de julio de 1975: “Luego partió a Arequipa con el fin de arengar personalmente a las tropas: "¡Soldados! —señaló emocionado— En ustedes recaerá para la historia el escribir la página más brillante del ejército moderno, CUANDO SUS BOTAS PISEN NUESTRO SUELO SANTO DE ARICA, recién entonces podremos decir: ¡Bolognesi, puede usted, mi coronel descansar en paz!"”.

¿Donde quedó el supuesto respeto que Velasco profesaba al Tratado de 1929? Si quería invadir Chile para recuperar Arica haciendo tabla rasa del aludido tratado.


4. “Veinte años más tarde Zimmermann, el jefe de prensa del general peruano, dio luces de otra posible explicación: "EL EJÉRCITO PERUANO DEBIÓ CRUZAR LA FRONTERA Y RECUPERAR ARICA ESE 6 DE AGOSTO DE 1975. ¿Por qué no lo hizo? El general Morales Bermúdez, por entonces comandante general del ejército, es quien debe responder esa pregunta. El debe explicar por qué fue a La Paz y en reunión con Banzer PARALIZÓ LA RECONQUISTA DE ARICA"”.

Así es que los planes de invasión y la fecha fijada para ella son un MITO, un INVENTO de la dictadura. Según lo manifestado por Zimmermenn, que ocupo un cargo en el gobierno de Velasco, la intención de invadir existió y por lógica elemental, el plan para llevarla a cabo también existió, a menos que me diga que el Ejército peruano desconoce lo que es la “planificación” y pensaba invadir a Chile improvisando.


Finalmente, una declaración que no aparece en el trabajo del que he trascrito los párrafos precedentes.

5. Durante el conflicto del Cenepa el entonces presidente peruano Alberto Fujimori, estando en Montevideo, Uruguay, dio una entrevista al Canal 10 de la televisión de Montevideo en la que se le preguntó sobre la reposición del material de guerra perdido durante el conflicto, a lo cual declaró “En realidad, el Perú era uno de los países MEJOR ARMADOS de América Latina”, a lo que el periodista –ingenuamente- preguntó ¿Por su lucha con Sendero Luminoso? “No, no. Sino porque durante algunos años atrás se pensaba que DEBERÍAMOS HACERLE LA GUERRA A CHILE y entonces, el GOBIERNO MILITAR pues SE PROVEYO DE ARMAS DE TODO TIPO. Yo pienso que no hay un ejército en América Latina que tenga tal número de tanques y aviones supersónicos y aviones rusos y misiles de todo tipo”.

Es un reconocimiento claro y expreso de un Presidente de la República peruano de los planes de Velasco de invadir a Chile. Además reconoce que la gran cantidad de armamento soviético adquirido en los 70 tenían como destino ser empleados en la invasión a Chile.


Sinceramente espero que tras leer estas declaraciones y meditarlas, replanteara sus convicciones respecto a Velasco y sus intenciones de invadir a Chile. Ya no creo que vuelva a defender su tesis de “negacionismo histórico”... a Velasco claramente lo animaba un espíritu revanchista hacia Chile, que no podía ocultar, y el plan para invadir a Chile sí existió conforme se desprende claramente de las distintas declaraciones. Creo que nadie podría exigir como prueba del plan de invasión que se exhiban los documentos, fotografías y planos del mismo, eso sería ser demasiado ingenuo. Valga decir que el “Operativo Soberanía” ideado por Argentina para invadir a Chile, pese a que no se han exhibido documentos oficiales que lo prueben, nadie duda de su real existencia, tampoco en Argentina.

Tenía otros comentarios que formular, pero creo que estas declaraciones son más que suficientes para que reformule sus planteamientos a la luz de los verdaderos hechos.

Saludos.

Anónimo dijo...

http://bloghildebrandt.blogspot.com/2009/02/compre-peruano-donde.html

Anónimo dijo...

Ni por asuntos externos con el Peru ni por asuntos internos con Allende. Sino que actuando de vulgares "gomas" (perkins) de Nixon y Kissinger en su lucha dentro de la Guerra Fria.

Todo lo demas simples eufemsmos para tratar esta verdad.

Anónimo dijo...

SI HUBO UN PLAN PERUANO Y ERA POR EL CENTENAR DE LA GUERRA DEL PACIFICO DE 1879 Y EL PLAN DE VELASCO ERA INVADIR CHILE Y TODO LOS TERRITORIOS PERUANOS ANTES DE LA GUERRA CON CHILE,NO CONCLUYO PERO AHI HUBO UN CASO SOSPECHOSO YA QUE VELASCO ALVARADO SE PODIA SALVAR, PINOCHET PUSO MINAS ALREDEDOR DE CHILE Y EL PERU PRETENDIA ATACAR NAVAL Y AEREAMENTE

Anónimo dijo...

chilenos maricones..cuando el peru estaba mejor ahi llorabancon eeuu..ahora mal paridos insultan y todo por que como ladrones se creen superiodes,,porqueria de mierda de pais cuna de ladrones traidores de america...

armando dijo...

Bueno, Perú perdió una gran oportunidad de aplastar a los rotos, los papeles se han invertido, ya no existe militares peruanos estadístas para guiar una guerra triunfal y recuperar lo nuestro, de los políticos, ni hablar...

Anónimo dijo...

señores chilenos, ustedes saben que sus ancestros le arrebataron a Perú, injustamente, Arica y Tarapaca,¿cuando tendran un gesto de hermandad y devolevran a Peru lo que le quitaron? esto es como el caso d eun ladron que entra a una casa, a la fuerza, y se agarra algop, luego se "amista" a la fuerza conel dueño de la casa y lo que robo lo muestra como autentioca y justa propiedad. Que verguenza, y que mal para la hermandad latinoamericana, debieron de devolver lo que robaron asi de simple.

Anónimo dijo...

A portarse bien mapuchitos que Ollanta fue militar y siempre tienen un As bajo la manga ademas el no va a hacer como Nicolas de Pierola fue en la guerra(total inepto y alcoholico) Peru tiene 3 veces mas soldados que ustedes asi que una guerra de seguro les va a costar muchisimos muertos, y esta vez nadie será como el grandisimo mariscal Grau para rescartarlos y devolverlos esta vez salen el cajon o en bolsa.

Anónimo dijo...

tarde o temprano arica o tarapaca regresan a territorio peruano tenemos las armas y tenemos soldados ya que somos mas de 30.000000 millnoes de peruanos....

Anónimo dijo...

ollanta o Antauro con el plan etnocacerista recuperaremoos territorios peruanos NUESTRA ARICA, TARAPACA e iquique

Anónimo dijo...

DEJÉMONOS DE HABLAR COMO EN EL SIGLO XIX y aún el siglo XX.
El futuro: Perú, es país conquistado y Chile debe avanzar hacia el Este.A hora es la hora del NUEVO ORDEN MUNDIAL, Y LA COSA ES SIMPLE.
BRASIL:Sale al
Pacífico y se anexa todo el Perú, Ecuador, Colombia,Paraguay y Bolivia.USA:se anexa Panamá,las Guyanas, Venezuela, y El Caribe, y CHILE, AVANZA AL ESTE Y OCUPA: Toda Argentina,y Uruguay.Patagonia zona libre internacional, como la Antártica. Será un refugio para futuras catástrofes, sobre todo para Europa, ya que está ,desocupada, y es una gran idea, además de humanitaria. La controla la ONU.
Pero ,no son ya países-Estado, son Zonas Macroproductivas.Los países del esquema nacionalista , dejan de existir, por ser ya inoperantes.Perú, Ecuador, Paraguay ,Bolivia, Colombia , son fronteras provinciales de un macro estado ,liderado por Brasil. Al norte USA, controla el petróleo, y al Sur, Chile , administra los estados del Río de la Plata, que se han independizado de Buenos Aires, y vuelto a sus fronteras del año 1850, junto a Uruguay.Y así , nacen tres macrozonas productivas, pacíficas y ordenadas, ya que hoy por hoy,los países nombrados , son Estados fallidos ,ingobernables.Estados fallidos ingobernables. Argentina, seguido de Colombia , Perú,Bolivia ,Ecuador, Venezuela y Paraguay. Uruguay, se anexa por ser antigua provincia del Rio de la Plata.
AL NORTE: USA. AL CENTRO: BRASIL Y AL SUR : CHILE. Esos son los Estados que administran, esas macro zonas productivas. Esto es el futuro , y no la ingobernabilidad de paisitos salvajes ,anárquicos y turbulentos cuyo ejemplo más patético, es ARGENTINA.

miko bella dijo...

Evidentemente existen opiniones divididas y algunas sesgadas al respecto. A continuacion entrevista al capitan EP(r) Eloy Villacrez Riquelme quien narra los pormenores y razones del operativo militar peruano a realizarse el 5 de agosto de 1975

https://youtu.be/vG-I6XcitPQ

miko bella dijo...

Reveladora documentacion sobre negociacion entre Pinochet y Banzer sobre posible salida de Bolivia al mar. El embajador boliviano Adalberto Violand Alcazar es enviado a Chile por Banzer a entrevistarse con Pinochet en 1975 (tras el abrazo de charaña) para negociar posible salida de Bolivia al pacifico " al norte de la linea de concordia" ....Violand fallecio en 2005, dejó documentacion inedita valiosa de aquella negociacion fallida en 1975 que hoy es presentada por primera vez en publico por su hija Annelise Violand de Basadre en un programa de tv. Sil vouz plait.

https://youtu.be/zJbBIdY03sk